MENSAJE DEL DIRECTOR PRINCIPAL
 
DOUGLAS W. VALAREZO
 
La experiencia de más de  10 años  en prestigiosas firmas auditoras, como la legendaria Arthur Andersen & Co, permitió visualizar la necesidad del conglomerado  empresarial lo que dio origen a cristalizar el sueño de brindar soluciones bajo la filosofía de trabajo y perseverancia constante, con altos estándares técnicos, con cultura organizativa basada en valores, principios y trabajando fuertemente para que cada servicio que brindáramos a nuestros clientes sea realizado con los más estrictos controles de calidad y sobre todo personalizados.
 
Nuestra sociedad actualmente se encamina a modelos que  evolucionan gradualmente hacia  diversas direcciones, principalmente a lo tecnológico, lo científico, lo innovador;  marcándose una tendencia vanguardista, el mundo empresarial no está ajeno a estas  transformaciones, es por ello que los negocios experimentan sus complejas realidades.

En la auditoría se debe asegurar el diagnóstico y solución que la organización espera en todo sentido, es decir, la auditoría debe convertirse en motor de transformación para  el mejoramiento continuo, cubriendo así  las necesidades de los nuevos desafíos. Fundamentalmente nos permite conocer la  realidad de la situación contable financiera a través de la revisión de la aplicación correcta de las normas que  se reflejan en  los estados financieros, siendo estos donde se revelan la imagen de la empresa.

El entorno empresarial, la sociedad y el mundo en general vive un proceso de cambio sin límite, por lo cual requiere de líderes adaptados a la realidad de este siglo, y es en estos cambios que la firma Valarezo & Asociados, con profesionalismo, transparencia y confianza, esta lista en asistir a esos lideres y ayudarlos a preservar la continuidad del negocio.

Les invitamos a formar parte de una reinvención constante junto a nosotros y obtener los grandes beneficios a partir de servicios efectivos y eficaces.
 
 
Donde hay una empresa de éxito, alguien tomó alguna vez una decisión valiente
 Peter Drucker